miércoles, 14 de noviembre de 2007

ANÁLISIS DE LOS 6 SOMBREROS PARA PENSAR


El Libro de los 6 sombreros para pensar fue realizado por Edward de Bono escritor, psicólogo, entrenador e instructor en el área del pensamiento, el pensamiento es una herramienta muy versátil e importante para el ser humano, generalmente nosotros los seres humanos tenemos la falla que el único objetivo de pensar es probar que se tiene la razón, solo si tenemos una información limitada del pensamiento nos complace en ese terreno pero si tuviéramos una información ilimitada estaríamos conscientes de lo que puede abarcar esta herramienta tan versátil.

Unas de las debilidades mas frecuentes en el pensamiento es la confusión ya que diariamente debido al nivel de estrés que vivimos que en estos días, intentamos realizar varias cosas a la vez, muchos tipos de pensamientos como angustias, sentimientos, euforias, preocupaciones, depresiones nos suelen cansar y agobiar mentalmente.

Actualmente debido al ritmo tan agobiante en que vivimos nuestros pensamientos no suelen ser sincronizados y guiarse por un esquema ordenado, mediante el libro seis sombreros no va a enseñar a pensar de una manera lógica y coherente, el pensador en esta vez va a realizar una cosa por vez, separa la lógica de la emoción, la creatividad de la información, con esto queremos decir que se maneja mejor la información, tal como maneja o dirige un manager a su equipo de béisbol o fútbol.

Los sombreros son prendas de vestir que muy poco se utiliza en esta época, en épocas anteriores como los años 50,60 era una moda utilizar esta prenda y era muy raro observar una persona sin sombreros. El sombrero forma parte de un uniforme es lo que representa el mismo, como por ejemplo no es lo mismo observar un teniente u oficial sin sombrero que verlo con su indumentaria completa, no tendría un rol definido.

Esto lo podemos llevar al caso del padre como jefe de familia dándole las indicaciones a sus hijos de las tareas que hacer, a la esposa con referente al estar atenta con todo lo que tiene que ver con el hogar, en este caso el padre de familia se pone el sombrero de director o gerente, existe el concepto de que se puede utilizar un sombrero para pensar como por ejemplo si digo:
Voy a tomar una decisión con referente a la propuesta que me hizo para cambiar de trabajo pero primero me pongo el sombrero para pensar para analizar las alternativas y escoger la correcta que cumpla con mis expectativas y tenga la certeza que fue la mejor elección.

Hay seis colores que representan los diferentes esquemas de pensamientos de acuerdo a una situación determinada como lo mencionare a continuación:
Sombrero Blanco: hechos y cifras
Sombrero rojo: emociones
Sombrero negro: negativo y objetivo
Sombrero amarillo: Optimista y positivo
Sombrero Verde: creatividad
Sombrero azul: normativo

Hay que aclarar que existe dos tipos de pensamientos que son: pensamientos reactivo y pensamiento creativo.
El pensamiento reactivo es el típico pensamiento occidental donde mayormente es muy tradicional el hecho de dialogar y argumentar cuya funcionalidad radica en como saber reaccionar frente a su interlocutor pero sin propuestas de ideas, en cambio el pensamiento creativo consiste en generar propuestas, buscar posibles soluciones, establecer objetivos y evaluar prioridades.
Con referente a este ultimo pensamiento es fácil adquirid esta habilidad como cualquier otra, para conseguirlo hay que racionalizar la confusión que caracteriza el pensamiento en que varios pensamientos como la ansiedad, la creatividad, la lógica, etc, solapan el pensamiento.

La funcionalidad de los sombreros nos permite determinar un rol determinante a la hora de tomar una decisión, cuando alguien del grupo se pone un sombrero representa un papel y a su vez despliega una energía en forme de ego que son los responsables de los errores a la hora de pensar.

Otra de las funciones de los sombreros es que dirige la atención en una forma conciente de una manera de pensar en la cual cualquier asunto que se quiera tratar se puede tratar de 6 maneras diferentes.
La flexibilidad es muy importante ya que nos permite pedirle a alguien que se ponga un sombrero o a nosotros mismos cambiarnos de sombreros, es decir cambiar de un pensamiento negativo (negro) a pensar de una manera optimista y alegre (amarilla) de ver puntos diferentes de vistas de acuerdo a la situación que se esta viviendo.
El sombrero blanco es neutral y objetivo y no hace interpretaciones ni da opiniones.
El sombrero blanco funciona de la siguiente manera nos permite distinguir entre hechos verificables y hechos probados y hechos que se creen verdaderos pero que todavía no han sidos verificados.
El sombrero rojo se basa en emociones, sentimientos, presentimientos, institución y sensaciones.
Las personas que tienen el sombrero rojo no deberían justificar sus sentimientos y basarlos en la lógica, por lo tanto es difícil pedirle una explicación el por que de su decisión. Colocarse un sombrero de este color nos permite entrar y explorar el mundo de las emociones y sentimientos de uno mismo y de los demás.
El sombrero negro señala lo que esta mal e indica los motivos de algo que no debe funcionar para funcionarlo o corregirlo, es negativo y objetivo.
Las personas que tienen este sombrero aumenta las fallas para destruir una idea, mayormente confrontan o rechazan una idea basándose en experiencias pasadas y proyectándose hacia el futuro como por ejemplo: “ yo hace tres años invertir en unos terrenos en la cual no dio los frutos esperados y no lo volvería hacer, no vaya a ser que suceda los mismo”.
Ponernos el sombrero negro objetivo nos permite conocer lo malo, lo destructivo y así corregir las fallas y seriamos capaz de cambiar este sombrero por uno amarillo para tener un concepto mas positivos de los asuntos que nos rodea.
El sombrero amarillo es positivo, constructivo , oportunista.
Las personas que tienen este sombrero mayormente son contructivos y generativos haciendo lo posible que las cosas ocurran. Son objetivos al momento de poner en el mapa todos los elementos positivos de una idea en una forma fundada. No se ocupa de la euforia positiva así como el sombrero rojo ni tampoco de la creación de ideas como el sombrero verde.
El sombrero verde es creativo y provocador.
La persona que tiene el sombrero verde siempre busca alternativas, va mas allá de lo conocido y lo satisfactorio, siempre se procura avanzar de una idea para explorar nuevas alternativas en la que la provocación es lo que importa.
El sombrero azul organiza el mismo pensamiento y propone que se llame o use los otros sombreros.
El que posee el sombrero azul siempre define los temas a que debe dirigirse el pensamiento y determina las tareas del pensamiento que se van a desarrollar, es mayormente responsable de la síntesis, de la visión y la conclusiones.

El propósito de los seis sombreros es organizar al pensamiento humano de manera que piense de una forma sincronizada y ordenada y permita cambiar de un sombrero (pensamiento) a otro, sin necesidad de pensar todo de una misma vez. Los sombreros nos dan una metodología para pensar, que permite que la acción de pensar sea mas efectiva.